¿Qué es una vivienda digna?

Una vivienda digna es aquella que cumple con los siguientes indicadores:

1) Seguridad jurídica de la tenencia, sea cual fuere el tipo de tenencia, que garantice la seguridad y
la protección legal. Por ejemplo: escritura o contrato de alquiler.
2) Disponibilidad de servicios esenciales para la salud, la seguridad, la comodidad y la nutrición.
3) Gastos soportables que no comprometan la satisfacción de otras necesidades básicas. No se
puede gastar todo el salario en mantener la casa.
4) Habitabilidad que ofrezca un espacio adecuado, protección a la salud y seguridad física de sus
habitantes. Por ejemplo: no vivir amontonados, ni en lugares húmedos, ni con instalaciones
precarias que provoquen accidentes.
5) Asequibilidad: debe ser alcanzable para todos y todas, pero especialmente para los grupos
sociales en situación de desventaja.
6) Lugar que permita el acceso al empleo, a los servicios de salud, educación y sociales. No debe
construirse en lugares contaminados ni en su proximidad.
7) Adecuación cultural: la manera en que se construye, los materiales utilizados y las políticas en
que se apoya deben permitir la expresión de la identidad cultural.
Fuente: Naciones Unidas, Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Observación
general N°4, punto octavo.